viernes, 1 de mayo de 2009

YO QUIERO SER CATALÁN (o la inquietante sensación de que África empiece en Sierra Morena)

¿Cómo? ¿Que por qué suelto semejante afirmación? Déjenme que me explique...

Descubrí "Polònia" por los típicos programas de záping televisivo y por alguna que otra referencia en la radio (véase la sección de "La Webería" en el programa de Carlos Herrera). Pero no fue hasta el otro día que me dio por ver en Youtube vídeos de este programa de la televisión catalana. Después de visionar unos cuantos (porque esto de ver vídeos en el Youtube es como comer pipas, una vez que empiezas ya no paras) dos sentimientos se apoderaron de mí: por un lado, la felicidad y el gozo mental de haber echado un buen rato de risas como hacía tiempo que no lo echaba; también, la envidia, que derivó en sentimiento de inferioridad, al comprobar que, en este sentido, los telespectadores andaluces vivimos a años luz de otros territorios de España.


Polònia es un programa de la televisión catalana TV3 que se centra en el humor gamberro e impolíticamente correcto. Cada semana pasan revista a la actualidad catalana y española sin dejar títere con cabeza ni a derecha ni a izquierda. Desde una televisión pública y con fondos públicos, el equipo de Polònia parodia incluso a sus jefes de la Generalitat, algo impensable en la Andalucía de la Segunda (o Tercera? Ya he perdido la cuenta) Modernización o en el Madrid de la señora Aguirre, con una libertad creativa, humor inteligente y falta de censura que hacen que te deprimas. Sobre todo cuando comparas con lo que tenemos por aquí.


Se ríen de todo y de todos. Vean como retratan al PP, defensor de las esencias patrias:





O al rey que, campechano e intocable, se sincera definitivamente:






Los partidos que integran el tripartito que gobierna Cataluña (PSC, ERC, ICV) también son blanco de sus risotadas sin complejos ni mordazas.Vean por ejemplo como retratan a Montilla y Zapatero...




...o a Esquerra Republicana de Catalunya. Miren lo que les pasa a Carod-Rovira y a Tardà (el que gritó lo de "¡Muera el Borbón!") en una aduana yanki cuando van a abrir la nueva embajada catalana en Nueva York:





Y he aquí una de las críticas más ácidas hechas a la policía autonómica catalana, los Mossos d´Esquadra, con motivo de la caña que metieron en las manifestaciones contra el Plan Bolonia:






Otro ejemplo de programa de humor inteligente, ácido y sin cortapisas viene de otra autonomía que levanta pasiones encontradas: el País Vasco (o Euskadi, como prefieran). ¡Vaya Semanita! es un asiduo de los espacios de záping y demuestra que todos los temas se pueden tratar con sentido del humor, criticando al poder establecido. Dos ejemplos sólo:

¿EuskalTelebista, la autonómica vasca, está al servicio del PNV? ¡Qué va, para nada!:





¿Y cómo se forjó la última tregua de ETA? Vean, vean:




Ahora, después de haber visto todos los vídeos anteriores, después de haber comprobado la cantidad de talento que derrochan en otras televisiones y de lo productivo que puede llegar a ser un programa de humor cuando no hay censura sobre ciertos temas ni amenazas de ir a la puta calle si se hace una broma sobre los jefes, les invito a comparar todo lo anterior con lo que tenemos en Canal Sur. Agárrense:






¿Comprenden ahora lo que decía al principio? Se trata simplemente de la diferencia entre tener una televisión autonómica que usa el humor como forma de activar la conciencia y la reflexión ciudadanas y otra que lo emplea sistemáticamente en idiotizar a sus televidentes. Pues eso. Cuídense y vuelvan cuando quieran.


NOTA ACLARATORIA: La risa cazallera que se oye en los vídeos de la María del Monte no son un efecto de sonido raro. Es que se ríe así de verdad. En serio.

6 comentarios:

mareaxe dijo...

Si es así como piensas editar tus entradas cuenta con un seguidor.

xinakudeira dijo...

muy buenos los videos compi¡¡¡¡ te ries un monton, con lo de mis tierra y la tuya tambien... son humores distintos, por eso, però muy wenos.

JP dijo...

Muy bueno el blog! Sigue así!

Por cierto, la diferencia entre Andalucía y el resto... ¿podría ser debida a que el PSOE lleva una veintena de años en la Junta haciéndola parecer una cortijada?

Tricolor dijo...

No es que me ría con el humor de mi tierra, o al menos esa versión rancia, barata y casposa que aparece en Canal Sur. Si al menos no fuera la única, quizás, pero tristemente parece que los andaluces sólo saben reírse del "caca, pedo, culo, pis" y que somos incapaces de hacer humor inteligente.

En cuanto a lo que dices, JP, sí, efectivamente éste es uno de los efectos de casi treinta años de gobiernos del PSOE en Andalucía: Canal Sur es un cortijo mediático en el que es imposible concebir una crítica, aunque sea desde el humor, a Chaves (ahora Griñán) y el Partido (así, con mayúscula). Pero en Madrid, por ejemplo, se pierden los vídeos donde se abuchea a la "señora" Aguirre, y en Valencia ni se toca el tema de las aventuras sastreriles del señor Camps. Tampoco, al igual que en Andalucía, es concebible una sátira de humor contra sus gobernantes. No hay diferencia, pues, en este sentido.

Muchas gracias por vuestros comentarios. A ver si voy metiendo más cosillas por aquí. Nos vemos.

Familia Toledo González dijo...

welcome to the jungle
lastima que se pierda una pluma tan ágil la página de iu.
bienvenido a favoritos.

Baluar dijo...

Canal Sur ha quedado desde el Herrera delosprimeros mometos a la María del Monte o Juan Imedio de lso últimos, penoso...

Este canal de televisión representa todos los tópicos de la España cañí, de Paquito el Chocolatero -aunque no sea andaluz- y el arsa, quillo y olé; imagen que no está alejada de los mismos tópicos que decoraban los televisores de hace 40 años, véanse los dos bailaores vestidos de sevillanos o el toro.

Lo triste es que un partido que, por lo menos en sus siglas, representa una cosa se comporte de una manera más cercana al franquismo que tanto critican: imagen conservadora, costumbrista y, que no se intenta separar de eso mismo.

Lo preocupante es saber si la alternativa que se presenta como salvadora, como es el caso del señor Arenas, es distinta a esa...